Casos en los que un supositorio de acetaminofén es la mejor opción para bajar la fiebre del bebé

Los proveedores de atención médica pediátrica recomiendan a los padres y cuidadores que mantengan opciones disponibles en sus botiquines en caso de que su bebé levante fiebre.  Aunque la primera opción en la que suele pensarse es el acetaminofén líquido de administración oral, si su hijo cierra fuerte la boca, tiene la costumbre de escupir los medicamentos líquidos o vomita, es importante que tenga disponible un supositorio de acetaminofén como FeverAll® para asegurarse de que reciba la dosis adecuada para disminuir de manera temporal la fiebre o el dolor.   Los beneficios de FeverAll®:
  • Baja temporalmente la fiebre y alivia las molestias, los dolores y la jaqueca en bebés y niños.
  • Es el único producto con acetaminofén que contiene instrucciones de dosificación en la etiqueta para niños a partir de los 6 meses de edad.
  • Brinda dosis precisas en todo momento, sin necesidad de mediciones y sin posibilidad de derrames.
  • El pequeño tamaño del supositorio facilita su uso.
  • Es la marca de supositorios de acetaminofén más recomendada por los médicos.
Inserción adecuada del supositorio rectal
  • Retire el envoltorio de aluminio y humedezca el supositorio con unas pocas gotas de agua fría o lubricante soluble en agua, ya que esto ayuda a evitar que el supositorio se derrita.
  • Inserte con cuidado el extremo redondeado del supositorio dentro del orificio anal con la punta del dedo índice. Los padres sabrán que han insertado el supositorio lo suficientemente dentro, si no se sale después de la inserción.
  • Con suavidad, mantenga cerradas las nalgas del bebé para evitar que su hijo empuje el supositorio hacia afuera. Sostenga durante alrededor de diez minutos. El calor corporal puede hacer que el supositorio se derrita cuando comienza a surtir efecto.
Consejos útiles
  • Si es la primera vez que administra un supositorio y está ansioso, recuerde que es la medicina que su hijo necesita para sentirse mejor (ya verá cuán sencillo es).
  • Si el supositorio está demasiado blando para insertarse, enfríelo en el refrigerador durante 15 a 20 minutos o déjelo bajo agua fría antes de retirar el envoltorio.
  • Distraiga a su hijo antes y después de insertar el supositorio de acetaminofén FeverAll®. Intente leerle o poner música para dar tiempo a que el cuerpo absorba el medicamento.
Si desea obtener más información sobre los beneficios de los supositorios de acetaminofén de FeverAll®, observe y comparta este video con la participación de Megan Jolin, enfermera pediátrica certificada. Crédito de la fotografía: Blog Happenings of the Harper Household

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *