La fiebre en el bebé: Consejos para tomar la temperatura del bebé

Si le preocupa que su hijo pueda tener fiebre, siga estos pasos simples para obtener la lectura de temperatura más precisa para su bebé:
  • Descarte que se trate de exceso de ropa: Si su bebé se siente caliente al tacto y está enrojecido o sudoroso, eso no significa necesariamente que tenga fiebre. Podría ser que está demasiado abrigado para el ambiente en el que se encuentra. De hecho, el uso de demasiadas prendas o una manta, incluso en temperaturas más frías, puede hacer que los bebés se sientan acalorados, sudorosos o irritados. Antes de considerar que se trata de fiebre y administrar cualquier tipo de medicamento, es importante que realmente tome primero la temperatura del bebé para confirmarlo.
  • Comprenda qué se considera fiebre: Según la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), la temperatura corporal normal de un bebé sano a partir de los 6 meses de edad es superior a 36° C e inferior a 38 °C (97 y 100,3 grados Fahrenheit).  Cualquier temperatura superior a 38 °C (100,4 grados Fahrenheit) tomada por vía rectal (ver a continuación) se considera fiebre.  Si su hijo tiene menos de 6 meses y presenta fiebre, comuníquese de inmediato con su proveedor de atención médica pediátrica.
  • Uso del termómetro rectal digital: Al tomar la temperatura de su bebé, el objetivo es determinar su temperatura central. El termómetro que proporcionará la lectura más precisa para su bebé, recomendado por los proveedores de atención médica pediátrica, es el termómetro rectal digital. Son muy rápidos y fáciles de usar y le proporcionarán la mejor lectura. Siga las instrucciones que vienen junto con su termómetro.
  • Esté preparado en caso de fiebre: Lo ideal es que tenga a mano la opción de acetaminofén líquido de administración oral y supositorios de acetaminofén FeverAll® en caso de que su hijo presente fiebre. Si su hijo cierra fuerte la boca, regurgita, vomita o tiene la costumbre de escupir los medicamentos líquidos, el uso de acetaminofén líquido oral puede no ser su mejor opción para asegurarse de que esté recibiendo la dosis adecuada. En cambio, utilice la marca de supositorios de acetaminofén más recomendada por los médicos, FeverAll®, que es una alternativa segura a la presentación líquida. Proporciona siempre la dosis adecuada, sin derrames ni complicaciones.
  • Controle el progreso del bebé: Anote la hora y la temperatura cada vez que tome la fiebre de su bebé.  Existen incluso algunas aplicaciones útiles, como Baby Sprout, que pueden ayudarlo a llevar un registro.
Consulte con su pediatra si tiene dudas o inquietudes con respecto a la temperatura, la fiebre o la forma de proceder con relación a su bebé, en especial si tiene menos de 6 meses de edad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *